31 jul. 2011

Jugar mientras comen

Pocos son los juguetes a los que el conejo hace caso, la pelota en la que se puede meter pienso o chucherías es uno de ellos.
Una bola de plástico con una apertura por la que meter la ración diaria de pienso o alguna que otra "chuche" hará que el conejito se vuelva loco tras ella para conseguir sacar su manjar.
Puede que al principio pase de la pelota pero bastará con moverla para hacerla sonar y en cuanto la persiga y vea que va saliendo comida, verás como las próximas veces hasta te la quita de las manos al enseñársela.
La bola tiene una tapa que puedes mantener cerrada con la comida dentro, así no podrá comer nada pero se entretendrá intentando vaciarla.

28 jul. 2011

El celo

Los conejos llegan a una etapa en la que entran en celo, unos antes, otros después e incluso algunos nunca muestran ningún síntoma, no se trata de ninguna enfermedad, simplemente han alcanzado la madurez sexual. Los más prematuros con 3 meses de edad ya empezarán a notar el celo, aunque no es habitual que sea tan pronto.

Si notas que tu conejito empieza a dar vueltas a tu alrededor, a veces se les oye una especie de zumbido, es el síntoma más significativo de que tu pequeño está en celo, puede que monte tu brazo, pierna o algún peluche que le dejes a su alcance que siempre le vendrá bien para "desahogarse".
También se vuelven más cochinos ya que lo van marcando todo más de lo normal, pises en aspersión y cacas por doquier será la forma de hacerlo. Además el pipí tendrá un olor fuerte.
En hembras más que en machos hasta puede que notemos agresividad sobre todo en su jaula, hay que ir con cuidado al meter la mano ya que se lanzarán a mordernos, se vuelven muy territoriales. Además en ellas si el celo es muy fuerte puede llegar a tener embarazos psicológicos, ocasionando un alto estrés en la conejita.

Una vez el celo aparece es para siempre, habrán días que lo noten más y otros menos, aunque lo que más les perjudica es el estrés que les causa este estado y la única forma de hacer que desaparezca es operándoles. A los machos se les puede castrar una vez que los testículos les bajan, suele ser a partir de los 3 meses y a las hembras con 7 meses ya tienen una edad adecuada para pasar por la esterilización. Este tipo de operación debe hacerse siempre en un veterinario de exóticos con experiencia.

Si tu conejito era limpio, dulce, cariñoso... pero el celo le ha vuelto cochino y agresivo, tras su paso por el quirófano, pueden ser días o semanas, volverá a ser el de antes.

En el siguiente vídeo vemos al conejo dando vueltas alrededor de las piernas, seguramente sea por celo y busca la forma de montarlas.

17 jul. 2011

Vacunas

Vacunando a Hank
Hay dos enfermedades altamente mortales, la Mixomatosis cuales síntomas son, falta de apetito, inflamación de los párpados, hinchazón de la nariz con secreción transparente, inflamación en los labios, las mamas, los genitales y las orejas. Y la Hemorragia vírica que se presenta con decaimiento, fiebre, dificultad respiratoria, convulsiones y sangrado por la nariz.

Todos los conejos deben ser vacunados frente a la Mixomatosis y a la Hemorragia vírica (excepto conejitos con menos de 2 meses de edad). Aunque hay veterinarios de exóticos que no son partidarios de ponerlas con la "excusa" de que si no salen a la calle o no están en compañía de otro conejo no es necesario vacunarles, pero eso no es cierto ya que un simple mosquito, el propio heno o nosotros mismos al regresar de la calle podríamos llegar a transmitir dichas enfermedades.
La vacuna de la Mixomatosis se pone cada 6 meses y la de la Hemorragia vírica una vez al año, la mejor época para ponerlas es durante los meses de Mayo a Junio y a finales de año la revacunación. Ambas vacunas se pueden poner juntas el mismo día sin ningún problema, el veterinario será quien decida como prefiere hacerlo y si el conejo está en buen estado físico para ello.

A veces la zona donde se les pincha, por la nuca, puede llegar a enquistarse, normalmente masajeando esa parte justo después de vacunarles esto no sucede, pero si notásemos un bulto que pasados unos días no desaparece habría que llamar al veterinario de exóticos y exponer lo sucedido.

*Edito esta entrada para informar de una nueva vacuna conjunta frente a las citadas enfermedades.

*Actualizo esta entrada para informar de la aparición de una nueva vacuna, a día de hoy (Mayo del 2016) hay una cepa de la enfermedad hemorragia vírica que no se cubre con las vacunas actuales.

11 jul. 2011

Marchando una de heno

A parte de la típica henera de plástico que suele venir junto a la jaula, hay otros accesorios que podrán servirnos para el mismo cometido e incluso será una forma divertida de darles de comer con alguno de ellos.

Esta bola de metal enganchada en el techo de la jaula hará que el conejo se vea obligado a ponerse de pie para acceder al heno, al tocarla con las patas se balanceará y le mantendrá entretenido parándola y aguantando el equilibrio.

Bola de metal

Un pesebre de metal que a diferencia de la henera de plástico se puede colocar dentro de la jaula, ya que al ser abierta el heno se puede comer a través de sus huecos.

Henera de metal

Otro pesebre pero esta vez de madera, seguramente les encante morderlo y les ayude en el desgaste de los dientes.

Henera de madera

Además de heno en esta bola podremos meter la ración diaria de pienso que les toque, tiene unos agujeritos por donde irá cayendo cada vez que el animal le de vueltas. Se puede colocar tanto en la rejilla de la jaula como en el suelo y si le quitamos el gancho la bola queda suelta y pueden jugar con ella mientras comen.

Bola

En todos estos accesorios se puede poner también la verdura.

8 jul. 2011

Los cecótrofos

Varias veces al día el conejo comerá directamente del culete sus propias heces. Concretamente son cacas que necesitan de una segunda digestión para que el animal aproveche sus nutrientes. Se diferencian de las normales porque son más pequeñas, blandas, brillantes, huelen y están unidas entre sí como si de un racimo se tratara.

Cacas de conejo


Cecótrofos










Normalmente estas cacas no podremos verlas ya que como he comentado las ingieren mientras salen del ano, pero hay ocasiones en las que el conejo no se las comerá y tendremos que saber el motivo ya que es muy importante este proceso.
Si le damos demasiado pienso se sentirá empachado y puede ser una causa por la cual deje los cecótrofos, el estrés, una dieta baja en fibra, estar enfermo o la toma de medicamentos también harán que las "cacas racimo" no sean comidas por nuestro conejo.
También puede ser que el conejito esté obeso y no alcance al ano para comérselos, en tal caso ocurrirá que además se le quedarán pegados y se le manchará el culete ya que como puse anteriormente, los cecótrofos son de consistencia blanda.

Un cambio en su alimentación o en caso de enfermedad, una visita al veterinario de exóticos, resolverán cualquier problema a la hora de ingerir los cecótrofos.

Es tan importante la ingesta de estas cacas que incluso se utilizan para restaurar la flora intestinal de conejitos enfermos.

1 jul. 2011

Ganarte su confianza

Los conejos son animales asustadizos por naturaleza y conseguir que no nos tengan miedo dependerá de su carácter y de nuestra paciencia. También hay que tener en cuenta el pasado del conejito, si ha sufrido algún tipo de maltrato le costará mucho confiar en el ser humano, si ya suelen ser temerosos en circunstancias normales, ante algo así su miedo se multiplicará por mil. Tendremos que ser comprensivos y no forzar situaciones que estemos deseando vivir, los mimos llegarán cuando tengan que llegar.

Los primeros días en casa tenemos que dejar que el animal se habitúe a su nuevo hogar, que vaya oliendo todo, marcando con la barbilla todo aquello que considere "suyo", en fin, que notemos que corretea sin miedo.
No deberemos ir tras él, pues pensará que lo estamos persiguiendo y nos huirá, lo mejor para ganárnoslo es tirarnos en el suelo y esperar a que se nos acerque. Una vez lo haga podemos intentar acariciarle, arrascarle detrás de las orejitas, darle alguna chuchería o un trozo de fruta, de tal manera que entienda que no queremos hacerle daño y que a veces incluso recibirá una recompensa.

De ninguna manera le cogeremos en brazos, normalmente no se dejan y si lo hacemos sólo conseguiremos que nos tema o que piense que si se nos acerca acabaremos cogiéndole. Más adelante si ya no nos tiene miedo podemos intentarlo pero únicamente si vemos que se deja, nada de forzarle.

Con el paso del tiempo, pueden ser días, semanas, o incluso meses... será el propio conejo el que nos pida mimos, lo notaremos porque nos dará un suave golpe con la cabeza a modo de "estoy aquí", o incluso puede que nos lama la carita o las manos. De todos modos ten en cuenta que los conejitos suelen mimarse más entre ellos, que no recibas lametones por su parte no quiere decir que no te quiera.

Nala pidiendo caricias