29 mar. 2012

3 en 1

Estos troncos de madera natural sin tratar serán idóneos para que tu conejito los muerda y le ayude con el desgaste dental. Además pueden servirle para jugar o descansar, sólo tienes que colocarlos en forma de cueva y tu pequeño se subirá encima o quizás prefiera meterse dentro para echarse una siesta.

Puente de madera

Y si quieres evitar que se haga daño en las patas cada vez que sale o entra en su jaula puedes poner estas maderas encima de la rejilla que hace de puerta, así te aseguras que las patas no se meten entre los barrotes que conforman la entrada/salida de la jaula.

Las medidas del puente son 30 centímetros de largo y 50 centímetros de ancho, aunque también los encontrarás más pequeños.

27 mar. 2012

Pirámide nutricional

En esta imagen podéis ver de forma gráfica cual es la alimentación del conejo.

Pirámide nutricional

En la base de la pirámide, el heno, no debe faltar nunca en su dieta.

También deben comer una o dos ensaladas diarias de verdura.

Uno o dos puñados de pienso al día.

Dos o tres días a la semana podemos darle un trozo de fruta.

Y en la cima, las chucherías, para premiar a nuestro pequeño de vez en cuando.

24 mar. 2012

Piña congelada

Darle un par de veces a la semana piña natural le viene bien para evitar las bolas de pelo, si en casa no sois de comerla a menudo seguramente acabe echándose a perder en la nevera, para que esto no suceda puedes congelarla.
Cortas la piña a trocitos, los metes en un tupper y directo al congelador, así te aseguras tener la fruta lista para cuando la necesites. Por supuesto antes de dársela al conejito, espera a que los trocitos se descongelen, yo suelo darle a cada uno un par de tacos como los de la imagen.

Piña congelada

23 mar. 2012

Prestar atención al menor síntoma

Laura nos cuenta su experiencia con Gorda, una belier que desde que llegó a casa ha estado yendo al veterinario por estar malita. Gracias por compartirla con nosotros.

Gorda
El día de mi cumpleaños mi novio me preguntó que quería que me regalara, yo estaba empeñada en tener un animal de compañía y no sabía muy bien si quería un gato u otro animal pequeño que no me diera mucho trabajo porque pasábamos la mayor parte del día fuera de casa, al final no sé muy bien como empecé a ver fotos de conejitos por internet y lo vi claro queríamos un conejito, un belier para ser exactos, con esas orejitas tan monas!!! Empezamos a recorrer todas las tiendas de animales hasta que un día fuimos a un centro de jardinería, sé que no es el sitio más adecuado y que es preferible adoptar pero en aquel momento no tenía ni idea de que existieran tantas asociaciones para conejos, ni que se pudieran adoptar...
Empezaron a enseñarnos conejitos y allí estaba la bolita de pelo más bonita que había visto en mi vida y ya con la nariz sucia, algo a lo que no le di ninguna importancia porque como ya he dicho era una novata... Compramos lo necesario y para casa!!!

Esa misma mañana la llevé al veterinario uno que hay cerca de casa y que ya conocía por haber tenido tortugas y periquitos cuando era pequeña, me pareció que estaría bien aunque no era de exóticos. No la podían visitar en aquel momento y me dieron hora para el Lunes, ese mismo fin de semana empezó a estornudar, al principio me hizo mucha gracia, poco después se convertiría en un horror cada vez que escuchaba un estornudo.... La visitaron y estaba según la veterinaria, resfriada y baja de peso con 4 meses pesaba 430 gramos, me dijeron que le diera pan, cereales sin azúcar y algunos potitos de fruta para bebé, a mí no me pareció extraño, además de un antibiótico que le tenía que dar dos veces al día.
Mejoró un poco pero a los pocos meses volvió a recaer, con bastantes mocos, tenía toda la nariz negra de limpiarse, volví a llevarla y otra vez más de lo mismo antibiótico y un jarabe para expulsar los mocos, mejoró otra vez y a las pocas semanas volvió a recaer, le hicimos un cultivo de los mocos para ver si había alguna bacteria en especial que le estuviera provocando los resfriados, salió negativo, así que la veterinaria sacó la conclusión de que se había hecho resistente al antibiótico que por cierto era para perros y gatos.
La castramos en esa clínica y fue todo bastante bien aunque yo lo pasé fatal el día de la operación no podía comer, me pasé el día vomitando de los nervios....

Al poco tiempo un familiar mío me habló de una clínica especializada en exóticos donde ella llevaba a su periquita que había estado muy mal y ningún veterinario le daba esperanza de salvarla y allí lo consiguieron, pedí cita y fuimos para que la visitaran porque volvía a tener moquitos, menuda diferencia, allí me informaron bien de la dieta que tenía que seguir, barajamos la posibilidad de que no fuera un resfriado sino una alergia, cambiamos el sustrato, elevamos la jaula para que no estuviera en contacto con el suelo y nos dieron un antibiótico, esta vez no era para perros, parecía que habíamos dado con la solución, pusimos sustrato de papel compramos un heno con poco polvo para evitar irritaciones, la limpieza en casa era una historia todo para que ella no respirara nada de polvo, quitamos todos los ambientadores en especial los de spray y nada de fumar dentro de casa, ¡¡¡¡era peor que tener un bebé!!!!

En su camita
Todo fue bien durante una temporada hasta que en Enero de 2011 volvió a recaer, un estornudo fue todo lo que oí, llamé a la veterinaria para ver si la medicaba yo en casa, no le di mucha importancia porque ella comía bien, estaba contenta y no tenía la nariz húmeda... Me recomendó llevarla, fuimos y vaya sorpresa, bronconeumonia!!!! Tenía casi un pulmón totalmente obstruido de mocos y tenía fiebre, no sé como no me di cuenta, dos días de ingreso, analíticas, radiografías, etc... La veterinaria me llamó al día siguiente y me comentó la posibilidad de que fuera pasteurella, una enfermedad que causa abscesos de pus y que dependiendo de su localización no hay tratamiento, en su caso buscaban en los pulmones si habían abscesos no había más remedio que sacrificarla porque operarlo era muy arriesgado y el final podía ser el mismo.
Me dijo que cuando tuviera los resultados me llamaba y ya decidíamos que hacer, fueron las horas más largas de mi vida, lo pasé fatal, parece mentira el cariño que se les coge a estos enanos....
Ya no pude aguantar más y llamé yo, los pulmones estaban bien!!!! Bueno con mucosidad pero nada raro, ni rastro de bultos o sombras sospechosas, la fuimos a buscar y volvimos a casa cargadísimos de medicación y un mes después estaba perfecta, hace unas semanas la tuve que volver a medicar porque moqueaba otra vez pero esta vez todo ha quedado en una semana de antibiótico.
En una charla con la veterinaria me dijo que menuda suerte había tenido Gorda en haber dado con nosotros, porque a un estornudo salimos corriendo para que la visiten y que si no la hubiéramos cogido a ella o hubiera dado con unos dueños más pasotas ya estaría muerta, me emocioné muchísimo y me puse a llorar como una tonta....

Después de dos años de idas y venidas con los resfriados hemos llegado a la conclusión de que no es ninguna enfermedad en concreto, simplemente ella es propensa a padecer enfermedades de tipo respiratorio, en concreto rinitis y que esto va a ser crónico, así que en mi nevera no faltan antibióticos de vía oral y gotas para la nariz, con una llamada al veterinario me indican la cantidad que le tengo que administrar siempre y cuando ella coma bien y esté contenta, si no come o está apática a correr toca, por suerte desde que la ingresamos sólo ha tenido que volver al veterinario para sus revisiones y vacunas.

Esto lo cuento para que veáis la responsabilidad que conlleva tener un animal por muy pequeño que sea, que hay que buscar ayuda profesional cuando tienes una animal considerado exótico y que cualquier veterinario no está cualificado para tratar a un conejo. Y aunque estoy totalmente a favor de las adopciones me siento muy orgullosa de haber comprado a Gorda, porque si no la hubiéramos comprado en estos momentos no estaría viva, porque dudo que en la tienda se hubieran dado cuenta de que estaba enferma.

Después de todo este rollo, estad atentos, al más mínimo estornudo o moqueo no lo dudéis id al veterinario porque lo que puede parecer un simple resfriado puede desencadenar en una neumonía en pocos días. Y no miréis sólo su nariz, ellos pasan muchas horas al día lavándose así que prestad atención a sus patitas delanteras!!!

21 mar. 2012

Galletas

De vez en cuando, dos o tres veces a la semana, puedes recompensar a tu conejito con un par de estas galletas.

Galletas Bunny

Son de la marca Bunny y las hay de varios sabores, pera, zanahoria, con frutas y de mango y manzana, no tienen azúcar ni colorantes ni conservantes. Además de ofrecerle una chuchería le servirá para el desgaste dental, ya que son de textura dura. Cada bolsa es de 50 gramos.

Para que veáis cómo les encanta, aquí os dejo un vídeo de mis 4 conejitos reclamando sus galletitas.

17 mar. 2012

Socializar dos hembras

Tengo tres conejos, dos hembras y un macho, las hembras están socializadas desde hace unos 7 meses y el macho en cuanto pueda castrarlo pasará a formar parte del trio.
Las socializaciones en general salen bien y suelen durar dos o tres días, una semana como mucho, pero cuando te encuentras con dos hembras y una de ellas muy territorial la cosa se complica bastante, voy a explicar paso por paso como lo hice para que a día de hoy sean amigas.

Molly es una coneja muy territorial, en cambio Nala es muy tranquilota, la primera vez que intentamos juntarlas Molly tenía unos 4 meses y Nala 3, más o menos. Hacía poco que ambas acababan de llegar a casa y poco habíamos leído sobre las socializaciones aunque sabíamos que solían pegarse y más si eran dos hembras sin esterilizar. Las juntamos en el recibidor de la casa y Molly perseguía a Nala arracándole pelos, a veces la perseguía con furia pero no parecía que la cosa fuese a acabar muy mal. Al día siguiente Nala empezó a hacer ruidos nasales, tenía fuertes estornudos, parecía que le costaba respirar...  tuvimos que parar la socialización hasta que se recuperó.
Un mes después Nala ya estaba curada totalmente pero entró en celo y no creímos oportuno socializarlas ya que se pasaría el rato intentando montar a Molly y complicaría todo más. Como aún no tenía los 6-7 meses recomendados para esterilizar esperamos, Molly también pasó por el celo durante ese tiempo. Cuando ambas tenían unos 8 meses las operamos, era hora de volver a intentar juntarlas.

Habían pasado dos meses desde que operamos a Nala, un mes desde que hicimos lo mismo con Molly y para entonces ya habíamos leído bastante sobre el tema de las socializaciones. Sabíamos que teníamos que dejarlas en una zona neutral, donde no hubiera olores de ninguna de las dos y eso hicimos. Soltamos las dos a la vez y lo que vino a continuación aún me estremece al recordarlo.
Molly perseguía a Nala con una furia increíble, le mordía por todas partes, la agarraba bajo sus patas y Nala chillaba del pánico que tenía encima, cuando conseguía escapar corría atemorizada y se escondía hasta que segundos después volvía a tener a Molly encima de ella. Los escasos minutos que la dejaba en paz Molly los aprovechaba para comer y Nala se quedaba inmóvil en una esquina sabiendo que en cualquier momento tendría que salir corriendo.
Estuvieron así casi dos horas y las peleas cada vez iban a peor, así que las separamos porque sabíamos que al final le terminaría hiriendo, esos 120 minutos fueron angustiosos, para ellas y para nosotros.

En el veterinario al que las llevamos nos propusieron intentarlo allí, creímos que podría servir ya que Molly se pone muy nerviosa en cuanto sale de casa y al encontrarse en un sitio donde pasa miedo quizás no pegaría tanto a Nala, pero la cosa no funcionó, así que decidimos que esperaríamos un mes más para ver si las hormonas relajaban a Molly lo suficiente para socializarlas.
Lo habíamos pasado tan mal que incluso dijimos que sería la última vez que lo íbamos a intentar, si la próxima vez que las juntásemos volvía a ser un fracaso, tendrían que vivir separadas como habían hecho desde que las teníamos en casa.

Unos 3-4 meses después de haber operado a ambas y con temor, volvimos a disponerlo todo para lo que iba a ser el último intento de socialización entre mis conejas.
Zona neutral, platos con comida para distraerlas, habíamos dejado en ayunas unas 3 horas a Molly ya que es una comilona y a lo mejor prefería ir a comer antes que ir a atacar a Nala...
Leímos que meter al conejo en un transportín y darse un paseo en coche les estresa tanto que ayuda mucho en estos casos, así que a falta de coche metí a Molly en su transportín y durante una hora estuvimos las dos dando vueltas en un autobús, confieso que 15 minutos después de subir estuve a punto de bajar al ver lo estresada que iba la pobre.
Mi hermano esperaba en casa con Nala para que cuando nosotras llegáramos, soltásemos a las dos a la vez. Y eso hicimos, Molly con mucho estrés y Nala sin saber lo que se le venía encima volvían a estar en la famosa zona neutral. 
El viaje y el ayuno funcionó, Molly estaba tan asustada que los primeros minutos apenas se movía, Nala pasaba por su lado y no la atacaba.
Cuando el miedo pasó, Molly se zampó su plato de verdura, Nala mientras campaba a sus anchas tan tranquila. Con el estómago lleno y el viajecito olvidado Molly se debió dar cuenta que había una coneja merodeando cerca de ella y fue entonces cuando empezó a perseguirla mientras le daba pequeños mordiscos que le arrancaban unos cuantos mechones de pelo.
La cosa iba realmente bien, nada de fuertes peleas y Nala no estaba atemorizada. Así estuvieron el primer día, mi hermano esa noche se la pasó despierto vigilándolas por si acaso en uno de esos enganches tuviera que separarlas pero afortunadamente no fue así.

Digamos que los primeros 15 días se los pasaron persiguiéndose, mucho pelo de Nala volando pero nada de heridas graves, sólo algún pequeño rasguño en el cuerpo de Nala. Entonces llegó un gran cambio, Nala que se había pasado todos esos días huyendo empezó a buscar a Molly, pero no para pegarle. Se ponía a su lado como diciendo, "ves, no quiero hacerte daño, no me lo hagas tú tampoco", pero Molly seguía sin aceptarla.
Nala aprovechando que Molly dormía empezó a lamerle la cara pero en cuanto se despertó le metió un mordisco para dejarle bien claro que no volviera a demostrarle su cariño.
Era hora de intervenir, cuando les poníamos de comer cada una tenía su plato, los dejábamos uno al lado del otro obligándoles a estar cerca. Al principio Nala no se acercaba a comer, pero poco a poco fue cogiendo confianza y las dos comían una al lado de la otra aunque cada una de su plato.
Otro paso más, quitar un plato y hacer que comieran del mismo, costó pero lo conseguimos, a fuerza de insistir terminaron cediendo, que alegría ver que estaban compartiendo plato y no se pegaban.
Cuando les dábamos chucherías nos sentábamos con ellas y venían a nosotros, se subían encima nuestra y fue otra forma de conseguir que ambas se unieran olvidándose de que estaban socializándose.

3 semanas y sin ningún cambio importante, Nala se pasaba el rato intentado acercarse a Molly pero ésta seguía rechazándole, aunque ya no le pegaba tanto. Fue entonces cuando ocurrió algo que no se nos borrará de la mente jamás.
Molly empezó a lamer la cabecita de Nala, durante unos segundos en los que una mezcla de emoción y miedo recorrió mi cuerpo, temía que de repente se le cruzaran los cables y le metiera un mordisco tremendo. Fueron unos 15 ó 20 segundos, lamía sin cesar a Nala y en cuanto acabó recuerdo que se avalanzó sobre ella apartándola de un cabezazo.
La socialización estaba concluyendo, a partir de entonces cada vez se repetía más esa escena, se lamían una a la otra, se tumbaban juntas, se perseguían para jugar...

Un mes ininterrumpido socializándolas, por fin eran amigas.
Y así siguen 7 meses después, ahora es Molly la que más mimos le da a Nala y sólo se enfada con ella cuando hay chucherías por medio.
Con esta entrada pretendo demostrar que aunque hay socializaciones difíciles se puede llegar a conseguir, aunque hay excepciones por supuesto. Si estás en un caso parecido de dos, o más conejos, y alguno es muy territorial ojalá mi experiencia te sirva de ayuda.

Para ver un vídeo de la socialización de Molly y Nala haz click aquí.

Empecé este post diciendo que tengo 3 conejos, Hank un macho de unos 3 meses que pasará por la castración en cuanto se pueda y una vez recuperado espero que pase a formar parte de la vida de Molly y Nala, ya os contaré...

Molly y Nala echando la siesta juntas

16 mar. 2012

Muda primaveral

Si no lo has notado ya probablemente en pocos días tu conejo empiece a mudar, con el cambio de temperatura renuevan su pelo para soportar mejor el calor que está por venir. Aunque hay recordar que al vivir en casas rodeados de calefacciones, aire acondicionado, estufas... suelen mudar varias veces independientemente de la época del año en la que estemos.

La muda primaveral suele ser bastante fuerte y tenemos que evitar que cada vez que se laven ingieran los pelos sueltos porque podría provocarle una bola de pelo que en ocasiones llega a ser muy grave para su salud.
No te asustes si ves alguna calva en su cuerpo, es normal y suelen ser consecuencia de la muda.
Además algunas veces el nuevo pelo crece de un color más claro o más oscuro del habitual.
En la siguiente imagen aparece mi conejito Hank, se aprecian diferentes capas de pelo y un tono más oscuro en el pelo nuevo que le está creciendo.

Diferentes capas

Peinarle a diario mientres mude, darle de comer dos días a la semana un trozo de piña natural y que tome un pegote de malta cada día, ayudará a que se trague menos pelos y en el caso de que lo haga facilitar su expulsión.
Intenta que coma más heno de lo normal ya que al contener fibra le servirá para hacer muchas más cacas evitando pequeños atascos por la ingesta del pelo.

Si tu conejo es de pelo corto el Furminator será tu mejor aliado, si lo tiene largo usa un peine como este. Además recuerda que un buen montón de caricias se llevarán todo el pelo suelto que tenga mientras le mimas.
Cuando vuelva el frío el conejito volverá a tener una muda fuerte.

Pasándole el Furminator a Hank

No te sorprendas si durante las mudas fuertes ves que con tan sólo pasar el cepillo un par de veces le sacas todo este pelo.

Pelo suelto

Cepíllale todo lo que puedas ya que todo el pelo suelto que te lleves, es pelo que no acabará en su estómago.

13 mar. 2012

Sarna

Si nuestro conejito se arrasca mucho alguna zona de su cuerpo, hay falta de pelo e incluso costras, puede que nos encontremos ante esta enfermedad.
Los ácaros atacan al conejo llegando a producir sarna, normalmente se localiza en orejas, nariz, párpados, labios y patas. Cuando es la oreja la parte afectada quizás conlleve a la caída de la misma. Hay que tener cuidado y no confundir con la tiña.

La sarna cheyletiella puede llegar a ser contagiosa para los seres humanos y se diferencia de otras porque el pelo apenas se cae y aparece una caspa blanca en el dorso del animal.

Si vemos estos síntomas hay que consultar con nuestro veterinario de exóticos, confirmará si se trata de esta enfermedad o no y pondrá un tratamiento para su cura.

Oreja afectada por sarna

10 mar. 2012

"Esto es mío"

En la barbilla tienen unas glándulas de marcaje y a menudo les verás frotar esa zona en puertas, armarios, juguetes... o incluso en tu mano si se la acercas. Lo hacen para dejar un olor, que ellos perciben, y así quede claro que lo que acaban de marcar es suyo.
Da igual que pasen por una zona muchas veces o que hayan utilizado su pelota hasta la saciedad, suelen marcarlo igualmente.
Como en todo hay excepciones y a lo mejor tienes un conejito que jamás lo hayas visto "adueñándose" de la casa, de los dos que aparecen en estos vídeos uno de ellos tiene predilección por unas zapatillas y el otro por las esquinas.


9 mar. 2012

Pelo largo

Si tu conejito es de pelo largo lo mejor para su cepillado es usar este peine.

Desenreda pequeños nudos

Como las púas son de metal iremos con cuidado para no dañarle la piel, además de peinarle le sacará el pelo suelto que tenga, algo muy necesario para evitar las bolas de pelo en épocas de muda.
En caso de que nos encontráramos con algún nudo le vamos dando con cuidado para intentar deshacerlo y si no hay manera de quitarlo tendremos que cortarlo con unas tijeras de punta redonda.
Peinando al conejito unas 3 ó 4 veces a la semana no tiene por qué enredarse el pelo, o incluso podemos hacerlo a diario si es de los que se dejan.

7 mar. 2012

Jugar, descansar, comer

Estos accesorios de la marca Oxbow se convertirán en el lugar donde tu conejo decida echarse una siesta. Aunque quizás prefiera hincarle el diente, pero no temas, han sido fabricados a base de heno y su composición es 34,1% de fibra, 5% de proteína y 1% de grasas.
Será una forma original de hacerle desgastar sus dientes, recordemos que están en continuo crecimiento y precisan ser usados a menudo para evitar problemas de salud.

Hay algunos conejitos que suelen hacerse pipí en este tipo de camas, si el tuyo es uno de ellos mejor opta por otra opción para el descanso de tu pequeño, pero si no tienes ese problema seguro que le divertirá entrar, comer y dormir en la cueva, el túnel o la cama.

Cueva Oxbow

Túnel Oxbow

Cama Oxbow

2 mar. 2012

Experiencias personales

Esta entrada he podido realizarla gracias a la colaboración de fans de la página y espero que sirva de ayuda a gente que se esté planteando alguna de estas preguntas.
¿Opero o no opero? ¿Qué pasará luego? ¿Cambiará algo?

A cada una de las mamás y papás de los conejitos que véis en las fotos, se le envió esta serie de preguntas, sus experiencias personales son las siguientes:

  1. Nombre del conejo
  2. Sexo
  3. Edad
  4. Esterilizada/castrado
  5. ¿Muestra o mostró síntomas de celo? ¿Cuáles? ¿A qué edad empezó con el celo?
  6. ¿Notaste un cambio de comportamiento después de la operación? ¿Cuánto tiempo después? ¿Qué cambios tuvo?
  7. ¿Por qué te decidiste a operarle? ¿A qué edad lo hiciste? ¿Fue todo bien?
  8. ¿Tienes pensado operarle? ¿Por qué?
  9. Define con 5 adjetivos el carácter actual de tu conejito


1. Aslan
2. Macho
3. 17 meses
4. No.
5. Sí. Empezó sobre los 6-7 meses, a darme vueltas alrededor de las piernas, y ahora me intenta montar tanto mis piernas como a sus peluches. También tiene el "ronroneo" típico del celo.
8. Sí, durante este año si se puede.
9. Cabezón, curioso, alegre, escapista y listo.

Aslan


1. Bigotes
2. Macho
3. 9 meses
4. Sí.
5. Sí. Montar a Bizcocha, echar zumbidos, montarme a mí, marcarme a mí, marcar todo lo que huela a mí, pegarme pequeños mordiscos si no puede montarme, pegarle pequeños mordiscos a Bizcocha. No sabemos a que edad empezó ya que cuando lo trajimos a casa ya estaba en celo. Sobre los 7 meses.
6. Lo operamos hará menos de un mes. Aún no se ha visto gran cambio, monta menos a Bizcocha y se oyen menos zumbidos pero sigue ahí ahí con lo de marcar.
7. Porque convivía con Bizcocha y porque es imposible vigilar que no marque territorio y que lo deje hecho todo un asquito. Tenía unos 8 meses.
9. Curioso, cariñoso, achuchable, rencoroso y goloso.

Bigotes

1. Bizcocha
2. Hembra
3. 9 meses
4. Sí.
5.  Los síntomas que mostraba eran marcar (sobre todo los sitios en los que no acostumbraba estar por ejemplo mi cama) y también se ponía en modo ataque con las orejas para atrás cuando metías la mano en su jaula aunque fuese para darle comida, por otro lado era imposible cogerla en brazos. Empezó con el celo a los 6 meses aproximadamente.
6. Sí un cambio bastante bueno, lo empezamos a notar a las 2 semanas aproximadamente. Dejó de marcar la cama, está muchísimo más relajada y tranquila, aún reacia a que la cojamos pero poco a poco se deja, hemos visto que su carácter se ha vuelto más sumiso.
7. Principalmente por el riesgo a tumores, a los 7-8 meses de edad la castramos.
9. Sensible, cariñosa, muy suya, glotona, curiosa.

Bizcocha


1. Bruixeta
2. Hembra
3. 10 meses
4. No.
5. No muestra síntomas de celo de momento.
8. Sí, tengo pensado operarle porque sé que es muy importante para que no se le produzcan tumores y pueda vivir más años y mejor.
9. Simpática, cariñosa, lista, tranquila, a veces traviesa.

Bruixeta


1. Bulma
2. Hembra
3. 4 años
4. Sí.
5. No.
6. Al mes ya empezó a tranquilizarse, sobre todo a la hora de comer, era un poco "agresiva". Tambien dejó de marcar con orín las cosas y no hacer todas sus necesidades en la esquinera.
7. El veterinario nos informó de posibles enfermedades si no la esterilizaba, posibles tumores de matriz y por comportamiento. La operaron a los 2 meses del primer celo. Fue muy bien, en pocas horas estaba corriendo, saltando y comiendo normalmente, lo único que me costaba era darle el medicamento.
9. Cariñosa, tragonceta, curiosa, dormilona y muy terca. La reina de la casa!!

Bulma


1. Chewie
2. Macho
3. 1 año y 2 meses aproximadamente
4. Sí.
5. Sí, antes de castrarlo. Se hacía pis en el sofá constantemente, también en la alfombra y algún rincón concreto, también dejaba conguis por todos lados. Marcaba todo con la barbilla y estaba más nervioso.
Cuando lo adopté tenía unos 5 meses y ya venía con el celo.
6. Después de la castración sí noté cambio. Aproximadamente al cabo de un mes se fue relajando en sus "costumbres", fue dejando de marcar paulativamente, ya podemos tenerlo en el sofá sin sufrir tanto, aunque si te descuidas demasiado se hace algún pis, sobre todo cuando está a sus anchas y no estás por él... Conguis ya no hace fuera de su jaula.
7. Me decidí a operarle porque lo veía muy estresado y porque se hacía pises constantemente. Tenía unos 6 meses cuando lo operé y fue todo bien, el primer día estaba chafadito pero luego se recuperó bien.
9. Independiente, huidizo (con los humanos, los otros cones le encantan), dócil (en el sentido de que no es nada agresivo y aunque no le guste nada se deja coger y peinar sin problemas), dinámico y divertido.

Chewie


1. Mara
2. Hembra
3. 1 año y medio
4. Sí.
5. Sí, los mostraba antes de la esterilización. Empezó con el celo con unos 4 meses, empezó a no ser cuidadosa con sus conguitos, es decir, no era limpia. Más tarde hacia los 6 meses se le acentuó el celo y me montaba el brazo continuamente mientras me daba pequeños mordisquitos. Sólo montaba mi brazo pero era verme y darme vueltas y zumbar a mi alrededor, además en contadas ocasiones orinó en aspersión lo que resultó bastante desagradable.
6. Sí, por supuesto. Recuperó ser limpia y dejó de orinar en aspersión. además ya no zumbaba a mi alrededor ni buscaba mi brazo, sobre todo la notamos mucho más tranquila. El cambio fue inmediato, en el postoperatorio ya era limpita.
7. Porque pensamos que estaría sufriendo si siempre estaba con las hormonas tan altas y con esa desesperación. Además, sabíamos del riesgo de las enfermedades uterinas de las hembras.
9. Mimosa, cariñosa, juguetona, tímida, limpia.

Mara

1. Nexus
2. Macho
3. 1 año y 3 meses
4. Sí.
5. No le vimos síntomas de celo porque lo adoptamos ya castrado de APPA La Madriguera.
9. Curioso, comilón, juguetón, desvergonzado, testarudo.

Nexus


1. Foshy
2. Macho
3. 6 meses
4. No.
5. Sí, desde los 5 meses y medio más o menos a hecho algún pipí en aspersión, hace algún pis en cosas que antes no lo hacía, hay días que transmite un pequeño zumbido mientras hace círculos alrededor de mis pies y le veo como más hiperactivo (rasca más el suelo y sobre lo que esté encima, muerde muchísimo más las cosas, todo lo que ve).
8. Sí, por varios motivos. Si en un futuro tenemos una compañerita con él que no la preñe, ya que hay demasiados conejitos buscando familia, abandonados por ahí y porque tengo entendido que después de operarlos tienen mejor vida y más feliz (viven más añitos para estar junto a ellos, siguen siendo limpitos, se les quita tanta hiperactividad que eso es malísimo para ellos...).
9. Hiperactivo, nervioso, ansioso, rebelde, asustadizo.

Foshy


1. Gorda
2. Hembra
3. 2 años y 8 meses
4. Sí.
5. Sí, empezó a seguirme a todos lados haciendo un ruidito, como un zumbido, me daba vueltas y estaba muy cariñosa e intentaba montarme. Empezó a marcar los objetos con la barbilla y se hacía pipí en el sofá, en la cama,etc... Empezó con unos 5 meses más o menos.
6. Sí, 2 ó 3 meses después. Empezó a hacer sus necesidades en la jaula, dejó de estar tan cariñosa conmigo ya sólo se dejaba acariciar cuando a ella le apetecía y no marcaba con la barbilla.
7. La operamos cuando tenía unos 7 meses, porque había leído que era aconsejable en las hembras para evitar tumores en un futuro y porque era muy molesto tener que ir limpiando pipís por todos lados, fue todo muy bien.
9. Cariñosa, cabezota, tranquila, comilona, con mucho carácter.

Gorda

1. Xico
2. Macho
3. 1 año y 6 meses
4. Sí.
5. Sí, pues la verdad es que muy pronto con 3 meses y pico, empezó a marcarlo todo con la barbilla y perseguía a Gorda por todos lados intentando montarla a todas horas. Sigue marcando con la barbilla todo lo que es suyo, a pesar de hacer más de una año que está operado.
6. Sí dejó de intentar montarla pasadas unas semanas.
7. Lo operamos muy pronto con 4 meses básicamente para evitar que Gorda le atacara al sentirse agobiada.
9. Tímido, muy cabezón, nervioso, asustadizo, divertido.

Xico


1. Mani
2. Macho
3. 5 años
4. Sí.
5. Sí. Meadas en aspersión sobre los 7 meses.
6. Sí. Alrededor de 1 mes después empezó a orinar en su esquinera siempre.
7. Le operé porque decidimos adoptar una conejita, tenía 1 año y 2 meses. La operación y el postoperatorio fue todo correctísimo.
9. Tranquilo, pacífico, miedoso (con otros cones que no conoce), limpio e independiente.

Mani

1. Mefis
2. Hembra
3. 4 años
4. No.
5. Sí. Es territorial, agresiva con otros cones. Desde que la tengo (año y medio).
8. Sí, para reducir las posibilidades de cáncer y mejorar su calidad de vida.
9. Valiente, territorial, líder, independiente y segura.

Mefis


1. Pelusín
2. Macho
3. 1 año y 4 meses
4. Sí.
5. Empezó a los 4 meses y medio más o menos. Primero dejando gotitas esparcidas, luego crecieron las gotitas y pasaron a ser charquitos y al tiempo la aspersión, fue ahí donde consultamos con el veterinario
(además descubrimos que no era hembra como creíamos) y nos recomendó esperar hasta los 6 meses y así lo hicimos.además de la aspersión empezó a "aparearse" con el pie del niño y a rodearnos a el niño y a mí.
6. No hubo cambios importantes, sólo dejó de marcar territorio y de aparearse con los pies del niño a los pocos dias.
7. A los 6 meses, fue todo muy bien y me decidí porque mi casa vivía meada (y no lo compramos para tenerlo encerrado), no duraba el suelo limpio y el olor siempre es desagradable.
9. Dócil, cariñoso, tranquilo, limpio, alegre.

Pelusín


1. Poncho
2. Macho
3. Año y medio
4. Sí.
5. Lo adopté ya castrado, por lo que no sé si mostraba síntomas.
9. Pacífico, tranquilo, mimoso, asustadizo, curioso.

1. Porla
2. Hembra
3. 9 meses
4. Sí.
5. A los 6 meses, marcaba con pises y empezó a ser mas agresiva con Poncho (mi otro conejo).
6. Sí, a partir del mes empecé a notarla más limpia y más cariñosa conmigo, aparte de que ya casi no ataca a Poncho... y siempre esta ansiosa por comer.
7. La operé con 7 meses, por miedo a los tumores y por lo agresiva que se estaba volviendo con el celo. La operación fue genial pero el postoperatorio se complicó porque se arrancó los puntos, tantos que hasta se le veían las tripitas y tuvieron que graparla, pero ella está genial y nunca mostró debilidad.
9. Traviesa, curiosa, dominanta, nerviosa, cariñosa.

Poncho (primer plano) y Porla (detrás)


1. Quino
2. Macho
3. 18 meses
4. Sí.
5. Sí. Sus síntomas fueron rodearnos en círculos, emitir un sonido como de zumbido de abeja, intentar montarnos (sobre nuestras piernas, brazos, etc), morder, hacer pis en cualquier sitio y a veces en aspersión. Empezó con unos 4 meses.
6. Empezó a normalizarse a los 2 meses de la operación, aproximadamente. Para hacer sus necesidades usa siempre la esquinera, en concreto no ha vuelto a hacer pis fuera de ella. No ha vuelto a intentar montarnos. No obstante, habiendo pasado ya un año de su esterilización, a veces aún nos rodea en círculos y emite el zumbido, pero dura unos segundos y es de forma muy puntual. Al parecer nos comentaron que le queda algún pequeño residuo de celo, que en todo caso no afecta a su comportamiento normal. En general no tiene tendencia a morder, salvo casos muy puntuales en los que puede verse amenazado, por ejemplo alguna vez al intentar cogerlo.
7. Nos decidimos a operar porque tanto el veterinario como otras fuentes que consultamos nos indicaron que la castración era lo mejor para él, tanto por motivos de salud como de comportamiento, además de evitar en él una frustración al no poder satisfacer su necesidad. Le operaron con unos 5 meses.Todo fue estupendamente. Estuvo unos 3 días un poco apático y como sin ánimos, pero poco a poco fue comiendo y haciendo cacas sin problemas. La cicatriz se la tratábamos con Betadine y le dimos Septrin durante una semana. No hubo infección y todo fue bien (a pesar de que se comió los puntos...).
9. Tranquilo (no muestra una actitud excesivamente nerviosa ni de ansiedad, especialmente durante el día ya que durante las últimas horas de la tarde y la noche es más inquieto pero no en exceso). Cariñoso (es bastante receptivo a las caricias, cepillados, no es arisco por lo general...y siempre responde con abundantes "lametones"). Glotón (casi nunca ha perdido el apetito). No territorial (no da muestras de agresividad ni territorialidad cuando invadimos "sus espacios"). Cabezota o testarudo (insiste en llevar a cabo sus "trastadas" de forma continua sin atender a nuestras voces de aviso, a pesar de que creemos que sabe lo que no puede hacer, tiene una actitud desobediente).

Quino


1. Tambor
2. Macho
3. 1 año y 3 meses y medio
4. Sí.
5. Sí. Empezó con el celo a los 6 ó 7 meses más o menos y los síntomas eran rodearte y producir un ruido como el de una abeja (zum, zum) y cuando le daba más fuerte hacía pipí donde le parecía marcando el territorio, se volvía un poco más arisco y te gruñía.6. Pues todavía no ha pasado un mes entero de la castración hasta el día 2 de Marzo  no hace el mes y ya hemos notado mejoría en algunas cosas, no ha vuelto hacer pipí fuera de la esquinera, nos gruñe menos, se deja acariar más que antes y está más pesado, le gusta estar con nosotros, antes era como más independiente y claro nos encanta que ahora este más sociable.
7. Nos decidimos porque se ponía un poco insoportable no dejaba que nos acercaramos a su parque ni para limpiárselo y hacía pipí donde le daba la gana, también era un poco arisco. Le castramos con un año y dos meses y medio, vamos para ser exactos no hace ni un mes. Si la verdad ha salido todo bien y no tuvo complicaciones.
9. Tranquilo a ratos, cariñoso, cotilla, travieso y cabezón, tiene que ser lo que él diga.

Tambor


1. Trufa
2. Hembra
3. 2 años y 3 meses
4. No.
5. No.
8. La veterinaria a la que voy me lo recomendó, pero supone mucho dinero. Si fuese más barato la operaría para evitar que padezca enfermedades o tumores.
9. Muy gruñona, golosa, mimosa, tiene mucho carácter y juguetona.


1. Xana
2. Hembra
3. 1 año y 5 meses
4. Sí.
5. No.
6. Sí. Cambió en el carácter, se ha vuelto más arisca, no se deja coger como antes y es menos mimosa.
7. Era lo mejor para ella para evitar posibles tumores, la operamos con 7 meses y ya tenía dos quistes formándose. La operación fue muy bien y el postoperatorio le costó un poco reaccionar para que empezara a comer y sobre todo el beber agua por su bebedero de la jaula.
9. Curiosa, glotona, manipuladora, activa y sociable.

Xana