29 sept. 2013

Marchando una de anécdotas

Ver fotos y vídeos de hace 2 ó 3 años es lo que tiene, te hace recordar situaciones que al ser la primera vez que vivías, te sorprendían, asustaban o bien te sacaban una sonrisa.
Voy a contaros algunas anécdotas que he revivido gracias a, como os decía, revisar los archivos que tengo guardados en un pendrive.

Empiezo con una anécdota de Molly, llegó a casa con unos 3 meses de edad y por aquel entonces la teníamos en una jaula. Dentro había una caseta en la que se metía a dormir, recuerdo que era muy puntual y cada día sobre las 12 del mediodía hasta las 4 de la tarde, más o menos, pasaba el tiempo soñando con los angelitos y sólo la veíamos a ratos salir para comer algo y volver corriendo dentro a tumbarse.
Un día vi que por la entrada de la caseta asomaba su cabeza, algo raro ya que siempre se quedaba completamente dentro, pasados otros tantos días ya no sólo era la cabeza, también medio cuerpo salía fuera de la caseta... hasta que finalmente Molly elegía echarse a dormir fuera de ella... ¿ya no le gustaba la caseta?.
Fue entonces cuando me dí cuenta que mi Molly había crecido, esa cosita pequeña que corría como una loca hacia la caseta y se tumbaba dentro ya no cabía en ella.
Alguien estaba pidiendo a gritos un cambio de casa.

¡Qué rápido crecen!

Nala también tendría sobre los 3 meses de edad cuando la compramos pero era mucho más pequeña de tamaño que Molly, se le veía tan frágil, tan poquita cosa...
Le gustaba jugar a subirse a un armario que tenemos, apenas tenía que dar un salto de unos 20 centímetros y ya estaba dentro, pero aún así me parecía que estaba demasiado alto para una conejita tan pequeña... cogí una caja y le hice un escalón para que pudiera subirse mejor.
Tonta de mí... la pequeñaja poco después nos demostraba que es capaz de saltar más de un metro de altura sin ningún problema.

Nala y su "escalón"

Algo que me asustó mucho la primera vez que lo vi fue cuando Molly de repente se "caía" al suelo y permanecía inmóvil, llamé a mi hermano corriendo pensando que le había dado un patatús pero resulta ser que los conejos tienen la costumbre de echarse a descansar de tan curiosa forma...
Que levante la mano el que no haya movido a su conejito para ver si estaba vivo justo después de verle caer así.
En este vídeo sale Nala, ella es la que más suele regalarnos estos sustos a los que ya estamos acostumbrados y ahora nos hacen gracia.


Qué decir de las cacas... a veces pienso que en el culo tienen una máquina expendedora que las va soltando sin necesidad de echar monedas... en apenas unos segundos te puedes encontrar un buen montón.
¿Y los pises? eso ya es otro cantar, porque recoger cacas aún, aún, pero coger la esquinera para limpiarla, tardar medio minuto en volver con otra y encontrarte justo en el sitio donde la colocas un bonito charco... ¿lo harán a modo de "aquí mami, aquí es donde la tienes que poner".
Aunque creo que es peor aún que estando dentro de la esquinera saquen el culo hacia fuera y zas, pipí al suelo, eso da rabia y mucha.
En la siguiente imagen podéis ver a Hank volcando la esquinera y no contento con eso, nos han dejado un bonito "regalo" en el suelo.

"Límpiala mami, espera que te ayudo..."

La hora de la comida, tenerlos a heno y agua todo el día y que llegue el momento de ponerles la verdura o el pienso y pensar, "pobre mío, que hambre pasa". Imposible no creer eso, hasta que te das cuenta que si por ellos fuera se pasarían el día zampando.
En más de una ocasión ni me ha dado tiempo a dejarles el plato en el suelo, de un salto me lo han volcado de la mano.
El tema de darles una chuche es otro cantar, si ya se vuelven locos con un simple plato de escarola con canónigos, ofrecerles unos deliciosos drops de zanahoria es poner en peligro la integridad de alguno de tus dedos.

"Vamos llena el plato que algunas llevamos minutos sin comer"

Otro recuerdo más con Molly, al ser ella la primera de los 3 en llegar a casa lógicamente es la protagonista de casi todas nuestras "primeras veces".
Cada vez que se le abría la boquita para bostezar la contemplaba como si fuese la cosa más maravillosa que uno pudiera ver, sin poder evitar soltar un "oooooooooohhhh" con cada uno de ellos.

"Oooooooooohhhh"

Mirar a un lado y a otro, no ver a ningún conejo cerca, abrir esa habitación a la que no dejas que entren y en apenas unos segundos al ir a cerrar la puerta ves una bolita gris correteando por la cama... desde ese día creo en la teletransportación.

"Déjame jugar aquí, porfi"

Todos sabemos que pocas veces vendrán detrás nuestra si no es porque van a conseguir algo a cambio, pero oye, la primera vez que te persiguen y van correteando a tu alrededor te hace ilusión pensar que es porque quieren que les cojas, que les mimes... pero no, o bien es porque llevas algo de comida o el celo a llamado a la puerta de tu pequeño amigo.

"Dame algoooo..."

Si habéis visto la película el "El Rey León" seguramente recordéis esta escena:


Zazú pide salir del esqueleto mientras Timón al ser perseguido por unas hienas, quiere lo contrario, entrar.
Algo así vivimos una vez con Molly un día que tenía que ir al veterinario. Ella estaba en la jaula mordiendo los barrotes para que la dejáramos salir, abrimos la puerta y Molly de un salto salió. En cuanto vio que fuera le esperaba el transportín ya supuso lo que se le venía encima, corrió como una posesa hacia la jaula, la cual ya habíamos cerrado, y empezó a morder los barrotes para poder entrar de nuevo. Aún me parto de la risa al recordarlo.

"Quiero salir, quiero salir"

3 de la mañana, un ruido escandaloso me despierta, Molly está arrastrando la esquinera de un lado al otro de la jaula, se ve que no tenía nada mejor que hacer a esas horas y pensó que era buen momento para reorganizar sus cosas.
Aquella noche mientras la sujetaba para que parara el alboroto que estaba formando no pude evitar reír, sí, me habían despertado de madrugada pero verla en aquella situación me pareció de lo más gracioso.

"Deja que ponga mis cosas a mi gusto"

Por fin una anécdota con Hank, el último en llegar a casa. Nos tiramos muchos días hasta dar con un nombre que nos gustase para él y cuando por fin nos decidimos por llamarle "Hank", al poco tiempo empezamos a sospechar que fuese una hembra, total a pensar en otro nombre por si se confirmaba nuestra duda.
Ningún nombre nos terminaba de gustar hasta el punto que si finalmente Hank hubiese sido una hembra, ya habíamos dispuesto que igualmente seguiría llamándose "Hank".
A día de hoy lo que oye el pobre es "gordo ven", "gordo a cenar", "no montes a tu hermana gordo"... siempre desde el cariño eh.

Mi gordito

Por último algo que seguramente nos ha pasado a todos, estar media hora con la cámara de fotos enfocando a tu conejito, el cual no está por la labor de posar unos segundos. De repente éste se para, aprovechas y cuando haces "click" y miras la pantalla lo que te encuentras es esto:

True story

Espero que os hayan divertido estas anécdotas, cuántos recuerdos se le pasan a una por la cabeza viendo tantas fotos y vídeos... además que seguro os sentís identificados con algunas de ellas.
Estos peques nos sorprendieron en sus primeros días con nosotros, pero hoy por hoy lo siguen haciendo y siempre consiguen sacarte una sonrisa.
Esta entrada si me lo permitís se la dedico a mis 3 enanos, Molly, Nala y Hank, va por vosotros.

"Nos tienen secuestrados... socorro..."

23 sept. 2013

Socialización conejos-otros animales

En su día expliqué muy por encima, cómo suelen llevarse normalmente los conejos con otros animales, ahora veamos algunos casos reales.

CONEJO-GATO

Cuando Tico (gato) llegó, Pelusín (conejo) tenía ya 6 meses en casa y no hubo mayor problema, Tico sólo tenía 2 meses de edad y trataba de acercarse al conejito y éste daba bufidos y corría hacia él para alejarlo. 
Fue pasando el tiempo se acostumbraron el uno al otro aunque nunca llegaron a ser muy amigos. Tampoco nunca hubieron agresiones, (se aceptaban y respetaban) más bien Tico de vez en cuando montaba a Pelusín y éste se quedaba tranquilito, hasta que se  escapaba.

Luego pasado el tiempo cuando por desgracia Pelusín ya no estaba... llegó Bunny y todo funcionó de maravilla, enseguida se hicieron amigos.
Quizás porque Bunny hasta el momento de la adopción había convivido con dos conejitos más y al llegar aquí él a su vez adoptó a Tico, entre estos dos hay mas amistad pero Tico de vez en cuando lo persigue para montarlo y pocas veces lo consigue...


He observado que los gatos siempre conservan el instinto de cazador pues en ambas convivencias tiene momentos en que se esconde detrás de una maceta, sobre el sillón y acecha al conejito y cuando lo ve despistado le salta de repente y el conejito sale a esconderse... quizás sea una forma de jugar que el otro no entiende y por eso se aleja.
Más o menos esta es mi experiencia, espero que sirva de ayuda a alguien.


Gracias María por compartir con nosotros tu historia.

Tico y Bunny
 
CONEJO-PERRO-GATO

Mafalda (conejo) vino a casa con dos meses, en Navidad y que actualmente convive con un gato y un perro.

Socialización con Nala (perrita cocker de 11 años de edad).
Mi perra es una buenaza, nunca tuvo problema con otros animales, siempre que ella viese que estaban aceptados por nosotros, es decir, sus dueños. Por ejemplo con mi gato, al que adoptamos hace 4 años, no tuvo problema desde el principio porque vio que nosotros lo "aceptábamos", con los gatos ajenos les ladra y los intenta perseguir .
Cuando trajimos a la pequeña Mafalda a casa nos daba un poco de miedo al principio, ya que la raza de mi perra es de caza y teníamos miedo de que saliese su instinto, por así decirlo. 


Los primeros días Mafalda estuvo en mi habitación, haciéndose a su nuevo hogar y a su jaula y sólo dejábamos entrar a los otros animales (mi gato y mi perra) durante muy poco rato y siempre con la jaula cerrada, para que se fueran acostumbrando.
Nala se ponía muy nerviosa, creíamos que quería atacarla en un principio y nos costó muchísimo conseguir que pudiese estar junto a la jaula tranquila. Más tarde descubrimos que todo ese nervio no era más que curiosidad por el nuevo miembro de la casa. 


Pasada una semana empezamos a dejar que Nala entrase en la habitación cuando Mafalda estaba suelta y siempre sujetando a la perra. Poco a poco la coneja empezó a acercarse para conocer a Nala y a ésta se le pasaron los nervios del principio.

Ahora las dos se llevan estupendamente, no hay problema. Nala sólo ladra si Mafalda se acerca cuando está comiendo o tiene algún juguete y cree que se lo va a quitar, pero no hace intento de atacar ni nada, sólo es una advertencia.
Están juntas en el patio, de vez en cuando se huelen mutuamente y no dan problema.


Mafalda, Nala y Dalí

Socialización con Dalí (siamés de 4 años de edad, castrado). Al igual que con Nala, con mi gato es bastante juguetón, teníamos miedo de que intentase cazarla para jugar con ella o algo por el estilo.
Nuestra sorpresa, fue que mi gato le tenía pánico. No se atrevía a acercarse a la coneja, sólo cuando ella estaba lejos de su jaula para cotillear y olisquear a ver quién era el nuevo inquilino. Eso sí, en el momento que Mafalda, que también es muy juguetona y cotilla, se le acercaba para jugar, salía corriendo y saltando por toda la casa. Así que en este caso, podemos decir que tuvimos que socializar al gato con la coneja en vez de al revés. 


Con el tiempo Dalí se ha acostumbrado y ya no le tiene miedo. Se ignoran mutuamente la mayor parte del tiempo, aunque algunas veces juegan al pilla-pilla juntos por el patio.

También quiero puntualizar que Mafalda es extremadamente sociable, se lleva bien con todos los gatos del vecindario (a veces hacen visitas y se pasean por mi patio cuando ella está ahí) y con otros perros. 

Por vacaciones la dejé en casa de mi novio que tiene un caniche de 11 años y era el perro el que le tenía miedo los primeros días. Ella siempre se acercaba a oler y a jugar. Ahora se llevan estupendamente, y conviven sin problema.

Otra cosa que considero importante es que el "territorio" de Mafalda es mi cuarto, principalmente, donde está suelta. No la dejamos que ande por los otros cuartos ni por el salón porque hay demasiados cables a su alcance. Así que convive feliz en mi cuarto y recibe las visitas de mis otros dos pequeños. 

Cuando no hace calor y las condiciones climáticas lo permiten, se pasa gran parte del día en el patio, donde puede correr a su antojo. Es en el patio donde convive más con Nala y Dalí y ninguno de los tres han tenido problema.

Espero que no sea excesivamente largo y que sirva de ayuda.


Gracias Irene por tu aportación al blog.

Mafalda, Nala y Dalí
  
CONEJO-PERRO

A Bonnie (conejo) la encontré un día que paseaba con Luna (perro) por un monte, iba a ser abandonada allí, aún teniendo dos conejitos ya en casa no lo pensé dos veces y me la llevé. 
Era un gazapo, apenas contaría con unos 4 meses de vida. Estaba muy delgada y sucia. 
Una vez que estuvo en casa tranquila y a salvo la estuve observando y me di cuenta que tenía mal los dientes, quizás ese fue el motivo de su abandono o simplemente se cansaron y decidieron deshacerse de ella, un juguete del cual ya se habían aburrido.... 
Debido a su problema de dientes junto a una alimentación inadecuada habían hecho que ella estuviera en esas condiciones. La llevé al veterinario y le cortaron los dientes, por lo demás estaba sana, poco a poco se recuperaría. De eso hace ya cerca de un año y aquí sigue conmigo. Está sanita y come bien, incluso puede que este un poquito por encima de su peso recomendado. Tiene carácter. 

No se lleva demasiado bien con mis otros dos conejos "Tambor (macho) y Alvin (hembra)". Tampoco es muy sociable con las personas, ella necesita su espacio y que no la molestemos mucho, aunque hemos adelantado mucho con ella (antes salía corriendo nada más verme y no me dejaba casi tocarla, ahora ya puedo tocarla y cogerla un poquito en brazos aunque sigue sin hacerle mucha gracia). 
Sin embargo se lleva bien con perros y gatos, con Luna que es mi perrita y su hermanita, es inseparable desde el principio, está siempre con ella, va con ella a todos lados, incluso duermen juntas, le gusta mucho tumbarse a su lado, incluso se dan besitos.

Se llevaron bien desde el primer momento, Luna es muy sociable con otros animales. Cuando Luna llegó a casa yo ya contaba con tres conejos, Alvin, Tambor y Gorda, y desde chiquitita estuvo muy apegada a Gorda, se criaron juntas, por desgracia mi Gorda nos dejó hace mas de un año, la echamos muchísimo de menos. 
Pero la convivencia que tuvieron a hecho que Luna adore a estos animalitos. 

Por otro lado  con Bonnie no hice gran cosa debido a que desde el primer momento aceptó a Luna, yo sólo las dejaba juntas y veía que ella, siendo algo arisca conmigo, con Luna se sentía a gusto. Así que desde el principio se hicieron muy buenas amigas. 

No me arrepiento para nada de mi decisión, estoy muy feliz por compartir mi vida con ella, al igual que con mis demás mascotas.

Gracias Sheila por este relato.

Bonnie y Luna

Para acabar la entrada quiero contar mi propia experiencia de tener agapornis y conejos viviendo juntos, pero no revueltos, en la misma casa.

CONEJO-AGAPORNI

No se puede hablar de lo que conocemos como una socialización en sí, puesto que pájaros y conejos no pueden convivir en la misma zona, lógicamente cada uno tiene su espacio.
Sí quiero hacer hincapié en como Molly, Nala y Hank aceptaron a Ethan, Nyah y Jill.

Cuando Ethan (agaporni) llegó a casa, ya teníamos a Molly y Nala (conejos), estas aves en ocasiones pían bastante fuerte y era en esos momentos cuando mis conejas se ponían en alerta. Sobre todo era Molly la que se quedaba quieta, moviendo las orejas en busca de la procedencia de ese "ruido" que le tenía asustada.
En pocos días se acostumbraron a Ethan, oirle piar ya no era motivo para que las conejas se preocuparan.

En cambio con Hank (conejo) que llegó bastante tiempo después, fue distinto, no se inmutaba para nada con "el canto" de Jill y Nyah (agapornis), que también pasaron a formar parte de la familia con el tiempo.

Hay que tener cuidado cuando pájaros y conejos están sueltos en casa en la misma zona, mis agapornis en ocasiones bajan al suelo e intentan picar a los conejitos, lo hacen sin maldad ya que es su forma de interactuar con el entorno, pero pueden llegar a lastimarlos y por eso nunca los dejamos sin vigilancia en esos momentos.
Por el contrario los conejos pasan de los pajarillos, si a veces los ven revoloteando cerca se los quedan mirando sin más, aún así también hay que tener precaución porque como a Molly, Nala o Hank les dé por echar a correr podrían aplastarlos literalmente.

Nala y Nyah

Estos son algunos casos reales de convivencia de conejitos con otros animales, siempre que vayas a ampliar la familia con algún nuevo miembro, plantéate si podrían llegar a estar juntos sin mayor problema o por lo menos compartir techo todos juntos aunque no puedan ser compañeros de juegos.

22 sept. 2013

Unut y Lilo

En la entrada de hoy Beatriz nos demuestra que las socializaciones fáciles existen, Unut y Lilo, una pareja de conejitos feliz que se conocieron gracias a que su mami decidió ser casa de acogida.
Gracias por compartir tu historia con el blog.

Unut: hembra 2 años, esterilizada, dominante.
Lilo: macho 1 año, entero. Llegó a casa como una acogida. Sabíamos que iba a ser castrado algo más adelante.

Lilo uno de los primeros días se nos coló en la habitación de Unut. El parque impidió que ella se abalanzara sobre él.


Al cabo de un tiempo intentamos un encuentro en terreno neutral. Lilo era imposible que no intentara montarla. Los separamos hasta que él fuera castrado.

Tras unas semanas de la castración de Lilo, volvimos a intentar la socialización, en terreno neutral. No pasó gran cosa y a los pocos días pudimos tenerlos juntos.

Al cabo de dos semanas de haberlos juntados, Unut intentó "vengarse" de Lilo, lo que pasó es que al ser más dominante Unut que Lilo, cuando ella vio que podía mandar, empezó a mostrar su dominancia a Lilo. Volaron algunos pelos y un día encontramos la ceja de Lilo depilada. No llegó a más.


La situación actual es que Unut es la reina de la casa, cuando le apetece se lo deja claro a Lilo, que tampoco se deja amilanar, es decir, que cuando se harta de las montas de Unut, le pega algún bocadete sin importancia y a los 5 minutos a tumbarse juntos.

Un beso!, espero que estas historias ayuden a la gente con la socialización de los peques, aunque mi caso en concreto fue pan comido.


Unut (belier) y Lilo

19 sept. 2013

De viaje

Si vas a salir de viaje con tu conejito, aquí tienes unos cuantos consejos para que dependiendo del medio de transporte elegido, sea lo más cómodo para él.

Ante todo recuerda lo estresante que va a ser para el conejo, aunque le pongas comida y agua seguramente no lo quiera y al llegar a vuestro destino, no te extrañe que las primeras horas las pase asustado o que siga sin querer probar bocado. Lo mejor será esperar por lo menos un día para que se adapte al cambio y no forzarlo a nada, lleva contigo algunos de sus accesorios, le ayudarán a sentirse más seguro.

Viaje como viaje, siempre deberá hacerlo dentro de su transportín.
Cubre el suelo del transportín con un empapador, toalla o similar, servirá tanto para absorber los posibles pipís como para evitar que vaya resbalándose.
Mete dentro heno y algo de verdura, no es necesario ponerle ningún plato. Si el viaje dura varias horas, ponle agua, el bebedero tendrá que ser de botella (puedes fijarlo a la rejilla de la puerta del transportín), ya que los cuencos no pueden sujetarse y acabará volcado mojándolo todo.

En coche
Asegúrate que el transportín no se moverá de un lado a otro, intenta llevarlo atado con el cinturón de seguridad si puede ser.
Ten en cuenta que los baches y las curvas le estresarán bastante. Si haces alguna parada durante el viaje, no lo saques de su transportín, corres el riesgo de que escape y además sólo servirá para ponerle más nervioso.
Si decides dejarlo dentro del coche en una de esas paradas, no lo hagas por un tiempo prolongado ni dejándolo en un lugar que dé el sol directamente ya que podría axfisiarse. Recordemos lo mal que soportan los conejos las altas temperaturas.

"¿Subes?"

En avión
Subir a un avión con el conejito será posible dependiendo de la compañía con la que vueles. Consulta antes de viajar si permiten animales o no.
En caso afirmativo no permitas que el transportín acabe en la bodega, no es un lugar acondicionado tanto por la falta de ventilación como por el posible peligro que supone ir entre maletas.
También pueden ofrecerte que vaya contigo en cabina cobrándote un extra, en ese caso deberás presentarte en persona en el mostrador de facturación para que verifiquen el tamaño y el peso del transportín y revisen su cartilla sanitaria. Seguramente también podrás llevar equipaje de mano.
Depende de tu destino, puede que te obliguen a que el conejo lleve chip y/o pasaporte, consúltalo en el consulado del país al que viajes y si te dicen que tiene que llevarlo, en tu veterinario de exóticos te lo facilitarán.

"¡Qué alto está esto!"

En tren
Ir en tren será un viaje algo más cómodo para él. Si es de cercanías probablemente no habrá mayor problema siempre y cuando vaya metido en el transportín. En largos recorridos pasará como en avión, o bien te digan que debe ir con las maletas o bien te permitan que vaya contigo pagando algo más. Repito que dejarlo con las maletas es un peligro que debemos evitar a toda costa.

¡Buen viaje!

En barco
Infórmate antes si permiten viajar con conejos, en caso afirmativo podrás escoger si llevarlo en el transportín o en una jaula (ésta no deberá exceder unas medidas máximas) y puede que te ofrezcan que vaya en el camarote o en un espacio reservado para animales donde podrás ir a verle.
Ten al día la cartilla sanitaria ya que también deberás presentarla.
Y muy importante, cuando vayas a realizar la reserva comenta que irás con el animal ya que deberás pagar un importe extra que dependerá de la ruta a realizar.

Este será un viaje movidito

En autocar/autobús
Desplazarse en estos transportes de una ciudad a otra será toda una odisea, una vez más nos obligarán a meterlo en el compartimento de las maletas, no me canso de decir que nunca debería ser una opción por el bien de su salud.
Existen unos transportines a modo de bolso donde tu conejo podrá ir camuflado y subir contigo como equipaje de mano, estos bolsos van ventilados. Eso sí, te arriesgas a que te pillen y al final acabe en el maletero.

La opción más difícil

Autobús urbano/metro
Normalmente está permitido viajar sin ningún incoveniente en este medio, por supuesto siempre que nuestro pequeño vaya en su correspondiente transportín.

"Próxima parada..."

15 sept. 2013

Top 5 heno

Después de 3 años comprando diferentes marcas de heno, finalmente me he ido inclinando por las que veréis a continuación.
Es el heno que comen mis conejos, de vez en cuando les pongo uno u otro para que no les sea monótono tener siempre el mismo.

Recordemos que este alimento es muy importante en su dieta y que no debe faltarles nunca.

SELVA NEGRA

Selva negra

ZUPREEM TIMOTHY HAY

Zupreem Timothy

SPEERS HOFF

Speers Hoff

WITTE MOLEN

Witte Molen

JR FARM HENO DE MONTAÑA

Jr Farm

Todos ellos los comen bastante bien, como véis en las especificaciones hay ocasiones en las que el heno no viene tan bueno como de costumbre, pero por regla general mis conejitos están encantados con todos ellos y lo demuestran devorándolos cada vez que les llenamos la bandeja.

No digo que estas 5 clases sean las mejores que encontraréis en el mercado, hablo por mi experiencia. Muchas marcas han pasado por el paladar de Molly, Nala y Hank, y ellos son los que se han decantado por estos tipos de heno.

14 sept. 2013

Beliers

Una de las razas que más se tienen en casa son los beliers, este conejo se caracteriza por sus orejas caídas y su mayor corpulencia con respecto al resto de conejos enanos. Un belier bien puede alcanzar los 3 kilos de peso en su edad adulta.

Se dice de ellos que son más tranquilotes y dóciles, yo que tengo 3 conejos y uno de ellos belier, puedo decir que en mi caso sí ha sido así.
Hank es el que más se ha dejado coger en brazos desde que llegó a casa con apenas 3 meses, es un pachorrón al que no le cambió el carácter ni cuando entró en celo, tampoco mostró agresividad alguna en el proceso de socialización con mis otras conejitas.
No quiero confirmar que esto haya sido por ser Hank un belier, por supuesto cada conejo independientemente de que sea belier o no, tiene su propio carácter a la hora de relacionarse con humanos u otros conejos.

Hank

He realizado esta entrada con motivo de una duda que me planteaban a través del blog. Un chico me escribía asustado porque a su conejito de unos 20 días de vida se le había "caído" una de sus orejillas y tras haber descartado que fuese por una otitis, no encontraba explicación a lo sucedido ya que no presentaba ningún síntoma que pudiese hacerle sospechar de cualquier otra enfermedad.

Todos los conejos nacen con sus dos orejas erguidas y si los padres son beliers, sobre el mes de vida más o menos, las orejas les bajarán. Puede que lo haga primero una y pasados unos días descienda la otra, o puede que tengamos un simpático "avioncito" si resulta que uno de sus progenitores no fuese un belier.

Conejitos beliers

Si te encuentras en la misma situación que la persona que os comentaba, no vayas a preocuparte al ver que las orejillas del conejo descienden ya que como puedes observar, es algo completamente normal en esta raza.

Os dejo con un par de vídeos, en el primero aparece Roger, un belier de unas 4 semanas de vida donde se le aprecia una de sus orejas bajada y la otra no.
En el segundo vídeo vuelve a salir Roger ya crecidito y con sus dos orejas completamente caídas.


6 sept. 2013

Infórmate antes

En diferentes entradas del blog he ido hablando sobre lo que deberíamos saber antes de adquirir un conejito, en esta otra entrada voy a recopilar dicha información para tenerla toda junta y sea más accesible de un simple vistazo.

Lo primero que debemos plantearnos es si estamos preparados para hacernos cargo de un conejo y si seremos capaces de cubrir sus necesidades.

***El conejo es un animal que precisa de un ejercicio diario, no podemos tenerle encerrado todo el día en una jaula y mínimo deberá salir de ella unas 5 horas al día, por supuesto si podemos tenerlo siempre suelto mejor todavía.
Este punto lo considero muy importante ya que si no tenemos la casa "adaptada" para que campe a sus anchas sin peligro alguno, al final el pobre se pasará encerrado las 24 horas llevándole a problemas físicos y psíquicos.
Además morderá muebles, si éstos resultan dañados que no sea una excusa para dejarlo enjaulado. Busca alternativas para distraer su atención.

***Los conejos son sociables entre ellos y con las personas, pero si no podemos dedicarle unas cuantas horas diarias lo mejor será tener una parejita para que se den compañía, esto conlleva el doble de gastos y además si son de diferente sexo tendremos que castrarlos para evitar peleas y embarazos.

***¿Qué comen? Imprescindible también que lo sepamos antes de su llegada a casa.

***¿Necesitan ir al veterinario? Por supuesto que sí, y no vale uno cualquiera tiene que ser de exóticos y debemos saber que son más caros que los "normales". Si el conejo viene de una tienda su primera visita veterinaria se hace indispensable nada más lo compremos.

***¿Qué gastos tendremos? Básicamente serán alimenticios y en veterinario. Si no creemos que vayamos a poder afrontar estos costes, evitemos tener animales. Estos gastos son de por vida y en ocasiones saldrán imprevistos sobre todo en lo que a salud se refiere y no precisamente baratos.

***Tener en casa preparado todo aquello que necesita antes de que llegue, nos ayudará a que se adapte mejor y que no tengamos que salir corriendo en busca de algún accesorio/comida en el último momento.

***Tampoco estaría de más que nos informásemos sobre su forma de ser, sobre todo que sepamos que no es un perro, lo comento porque muchas personas buscan la compañía de un animal que les reciba cuando lleguen a casa, que se dejen coger en brazos y mimar... y aunque hay conejitos que llegan a tener este comportamiento, la mayoría no son así. Los conejos son de naturaleza asustadiza y siempre serán ellos los que nos vayan marcando la pauta en este aspecto.
No en pocas ocasiones he leído casos de gente que abandona a su conejito porque no ha encontrado en él "a un perro".

***Saber cómo cogerles cuando sea necesario, conseguir ganarnos su confianza, entender qué nos están diciendo con sus actos y aprender a diferenciar si podemos estar ante un problema de salud, también deberá ser otro punto que no deberemos dejar pasar.

***Lo ideal es que toda la familia sepa de la intención de adquirir un conejito, es muy importante para evitar después posibles rechazos y para que todos se impliquen en su cuidado y bienestar. Si en casa hay niños muy pequeños, deberemos explicarles en la medida que nos sea posible, que un conejo no es un juguete y que no puede quedarse a cargo de ellos, por lo tanto decir "voy a regalarle un conejo a mi hijo" que no se convierta en un "paso del conejo porque es mi hijo el que debe cuidarlo".

***Por último, añadir que los conejos aprenden a hacer sus necesidades en una esquinera pero que debemos enseñarles cómo usarla. Aunque ver algún pipí sobre el sofá o la cama será inevitable y por lo tanto deberemos ser nosotros los que pongamos remedio si no queremos que esto ocurra.

Creo que a grandes rasgos estos son los puntos que no se nos deben pasar por alto antes de ampliar la familia con un conejito, una buena información anticipada ayuda en gran medida a evitar todos esos abandonos que por desgracia nos encontramos tan a menudo.

Conócelos antes de que llegue a casa

4 sept. 2013

Costes veterinarios

Los gastos de tener un conejito en casa no sólo se reducen a la comida o accesorios que necesiten. Como es lógico también deben ir al médico cuando enferman o para sus revisiones de rutina.
Estos costes en ocasiones son elevados y debemos tener un fondo reservado para urgencias que puedan surgir.

La idea de crear esta entrada es para que aquellas personas que están pensando ampliar la familia con un conejito, sepan qué gastos pueden haber y se planteen si podrán afrontarlos y para que los que ya tenemos conejos en casa, estemos preparados con un dinero ahorrado del que disponer a la hora de acudir a un veterinario de exóticos.

He creado una lista con los servicios veterinarios que requieren nuestros conejitos, los precios que acompañan a cada apartado están basados en la experiencia personal de seguidores de la página. Las cantidades las he escrito calculando una media de lo que nos solemos gastar,
son precios orientativos que pueden variar dependiendo del veterinario y de la ciudad.

  • REVISIÓN DE RUTINA -  DE 10€ A 40€
  • VACUNA DOBLE ANUAL - DE 20€ A 35€
  • DESPARASITACIÓN - UNOS 15€
  • ANÁLISIS DE SANGRE - (DEPENDIENDO LO QUE SE EXAMINE) DE 10€ A 50€
  • ANÁLISIS COPROLÓGICO - UNOS 15€
  • ANÁLISIS DE ORINA - UNOS 12€
  • ANÁLISIS ESPECÍFICO PARA ENCEFALITOZOON - UNOS 60€
  • CASTRACIÓN HEMBRA - DE 150€ A 250€
  • CASTRACIÓN MACHO - DE 100€ A 150€
  • RADIOGRAFÍA - DE 30€ A 60€
  • ECOGRAFÍA - UNOS 40€
  • ANESTESIA - UNOS 20€
  • INGRESO DE 24 HORAS - DE 20€ A 35€
  • MEDICACIÓN - (DEPENDE DE LA RECETADA) DE 5€ A 25€
  • VISITA DE URGENCIA - (FUERA DEL HORARIO HABITUAL EN EL QUE ABREN, sólo la visita, pruebas y/o medicación aparte) DE 30€ A 100€
  • OTRAS INTERVENCIONES QUIRÚRGICAS - OPERACIÓN DE DIENTES - UNOS 30€
  • OTROS - CURA DE HERIDA + MEDICACIÓN - UNOS 50€
  • OTROS - RASPADO CUTÁNEO PARA DESCARTAR HONGOS -  UNOS 15€
  • OTROS - REVISIÓN CONJUNTIVITIS + MEDICACIÓN - UNOS 20€
  • OTROS - CURA Y LIMPIEZA EN OJOS - UNOS 10€
  • OTROS - TEST DE FLUORESCEÍNA - UNOS 9€
  • OTROS - PELUQUERÍA PARA CONEJO ANGORA - UNOS 12€
  • OTROS - CORTE DE UÑAS - UNOS 3€
  • OTROS - SERVICIO DE GUARDERÍA 24 HORAS - UNOS 10€

Conejo = veterinario de exóticos

Espero que estos precios lejos de asustar a la gente, sirvan para concienciarnos de que adquirir un animal, en este caso un conejo, conlleva unas responsabilidades y una de ellas es proporcionarle atención veterinaria siempre que la precise.

Para terminar la entrada quiero dar las gracias a todas aquellas personas que habéis colaborado aportando vuestra experiencia, sin la cual, no habría podido realizar esta lista.