25 ene. 2014

Bunny, la conejita luchadora

El 7 de Noviembre del 2013 a través de la página del facebook de una asociación que a día de hoy no existe, leí el caso de una conejita que me estremeció, una chica se había puesto en contacto con dicha asociación tras encontrarse en la calle un conejo que no podía caminar, así anunciaban el caso:

El panorama pinta muy mal. La coneja sin movilidad en las patas tiene miasis (se la comen los gusanos), fracturas, sarna y además ESTÁ EMBARAZADA.

Días después íbamos recibiendo nuevas noticias sobre la pequeña.

Os comentamos novedades sobre el caso de Bunny (la conejita rescatada el Sábado). Ella está estable, ha abortado a un bebito esta noche. Ahora mismo estamos en el punto donde hay que mirar los siguientes pasos a tomar, hay que hacer una resonancia para ver su columna y los daños que hay, hay que hacer una cirugía para sacar a los bebés y por último ver su estado y encontrarle un sitio donde pueda vivir bien. Es difícil ya que sin movilidad en las patas necesitaría mucha atención y muchos cuidados. Los vetes barajarán todas las posibilidades y hoy os informaremos de como vamos a proseguir con su caso. A todo esto, ella está comiendo, bebiendo y haciendo sus necesidades, no nos podemos ni creer lo mucho que está luchando por salir adelante. ¡Ánimo pequeña!

Últimas noticias, esta cone es toda una luchadora, cuando nosotros hablábamos de una posible eutanasia con los veterinarios ella comió hojitas verdes, entre dolor, embarazo, rotura pélvica y gusanos ella sigue luchando!!!!

Los bebés los abortará por desgracia ya que está con morfina entre muchas otras cosas sin contar que en el caso que se recupere no los podrá amamantar.

Hola compañeros! Os comento el último parte de la pequeña Bunny... pues hoy la iban a esterilizar para ya sacarle los bebés que tenía y no ha dado tiempo ya que ella sola ha abortado a todos los pequeños... estaba de muy poquito y con todo lo que ha pasado más el tratamiento era ya de esperar, pero por el bien de la mamá es lo mejor que podía pasar como ya os decíamos ayer... ahora lo más urgente entonces es enviarla al hospital de Molins para hacerle un tac y evaluar su estado de la columna y si la tiene fracturada... a partir de ese diagnóstico se evaluará el estado de la pequeña y si va a tener una cierta calidad de vida o no en el futuro... hoy ya supongo que nos pondremos de acuerdo para ver si se la puede llevar cuanto antes a hacerle el tac!

Nuevas dolencias le iban encontrando a la conejita...

El Viernes la llevamos para el TAC, también como veréis en las fotos tenemos otra cosa por la que preocuparnos y es que parece tener hipertensión (se confirmará o no el Viernes) y una de sus patas delanteras se ha hinchado mucho, ahora tenemos que esperar al Viernes para por fin tener noticias concluyentes sobre su diagnóstico.

Por fin llegó el esperado día y un alivio para Bunny.

Ya tenemos los resultados del TAC, y hay muuuy buenas noticias: con rehabilitación, medicación y mucha paciencia podría volver a moverse ella solita sin necesidad de ninguna sillita de ruedas. Sigue teniendo las patitas con llagas y heridas y necesitará muchos cuidados, además tiene otitis y anemia.

Bunny es una conejita que pese a todo lo que tenía encima ha ido luchando día a día, sacando fuerzas de donde seguramente no las tenía, superando cada obstáculo que la vida le ha ido poniendo, se habló de sacrificarla en varias ocasiones pero dada su fortaleza y sus ganas de vivir, no se llevó a cabo tal decisión.
Cuando parecía que todo iba a salir bien un nuevo bache en el camino de Bunny...

Bunny vuelve a estar ingresada, tiene una hernia y no gana peso. Por ahora se queda en el vete para hacerle pruebas y descartar más cositas. Pero no todo son malas noticias. Está muy bien de ánimos, come de maravilla y se le están curando las heriditas. Mucho ánimo Bunny!!!

Bueno, tenemos últimas noticias sobre Bunny. Ella padece una cardiomegalia, por lo que puede que viva meses, semanas o incluso años, aunque con medicación para siempre. Su enfermedad es terminal y por ello mañana ya se regresa a casa con nosotras para que pueda disfrutar al máximo de la vida. Intenta caminar aunque una de sus patitas aún se encalla. Está muy bajita de peso ya que por su condición no absorbe proteínas, pero con papilla y mucha comida rica seguro sube un poquito. Ahora haremos todo lo posible para que pueda tener la mejor calidad de vida y disfrutar de esta segunda oportunidad que se le ha brindado.

No conocía a Bunny, todo lo que sabía de ella era a través de la información que iban contando por medio de la asociación, accedía a diario a internet con la esperanza de leer buenas noticias, sufrí por ella desde el momento que supe de su existencia, lloré por ella, me alegré por ella... no me preguntéis por qué, pero desde el primer día tenía el pálpito de que Bunny pasaría a formar parte de mi familia.

Bunny

La imagen que véis sobre estas líneas me partió el alma... verla así tumbada, sabiendo por todo lo que estaba pasando seguramente por culpa de algún malnacido... ¿Cómo puede alguien irse a dormir todas las noches sabiendo que es el responsable del sufrimiento de un ser vivo?
Lloré... lloré y lo tenía claro, iba a adoptar a Bunny. Me lo pensé mucho antes de comentar mi decisión, tenía miedo de no poder darle a Bunny todo lo que necesitase, de no estar a la altura de las circunstancias, miedo de verla sufrir y no saber reaccionar...

Una vez Bunny volvió a estabilizarse y había vuelto a ser dada de alta, nos pusimos en contacto con ellos para contarles que queríamos adoptar a la pequeña luchadora. Y desde ese día, el 4 de Diciembre para ser exactos, Bunny pasó oficialmente a formar parte de nuestra familia.

Por aquel entonces se seguía temiendo por su vida, le costaba respirar, su corazón sufría, caminaba con dificultad... tomaba si no recuerdo mal 6 medicamentos distintos cada 8 horas a diario, curas en las heridas, unas 60 jeringuillas de 1 mililitro de papilla también diarias...
Se optó por realizar una ecografía para ver el alcance del daño de su corazón y sorpresa... un enorme absceso de pus cubría su tórax, otra fatal noticia que obligó a cambiar su tratamiento.

Dormir a Bunny para cada prueba que era obligado hacerle era temer por su vida más aún, pero bendito fue aquel día de la ecografía ya que se le pudo extraer algo de pus y analizarla con el fin de decidir medicarla con los antibióticos que por fin iban a darle un respiro a Bunny, y nunca mejor dicho.

A diario le damos 3 antibióticos diferentes, cada uno de ellos se lo administramos de forma oral, pinchado y otro a través de nebulizaciones. Además de medicación para su corazón.
En un mes Bunny ha pegado un cambio brutal, respira con normalidad, está activa, la patita que peor tenía ya no la arrastra tanto, corre y da pequeños saltos. Ha subido de peso y ya lleva tiempo que no precisa de papillas ni comida extra para mantenerse en un peso óptimo.
Le ha crecido todo el pelito que perdió, las heridas que tenía en varias zonas de su cuerpo han curado todas... todo esto así escrito no se apreciaría tanto si no lo acompaño de fotografías como estas:

Bunny el día que la rescataron

En el veterinario, se pueden ver las heridas en las patas

Pata hinchada debido a un problema cardíaco

Falta de pelo

Bunny es una CAMPEONA en mayúsculas, cada vez que recuerdo por todo lo que ha ido pasando y ella lo ha superado sin apenas mostrarse débil, siempre animada y demostrando querer vivir... me pregunto cuántos de nosotros hubiéramos sido capaces de sufrir todo eso en nuestra propia piel sin quejarnos...

Hace dos días tocaba revisión veterinaria, le hicieron una radiografía y el absceso de pus está empezando a desaparecer. El camino es largo, seguramente toda su vida tendrá que ser medicada pero esa corta esperanza de vida que parecía tener, ya no lo es tanto. Aunque tampoco queremos pensar en ello, lo importante es que sea el tiempo que sea, esté feliz.

El caso de Bunny es un ejemplo de que los milagros existen, de que la esperanza no la debemos perder nunca y que siempre hay que luchar.
También me pregunto ¿qué pasó realmente con Bunny para que acabara así? Vivimos en un mundo donde maltratar un animal es gratuito, donde nos encaprichamos de un "peluche" a través de un cristal y en cuanto nos molesta le damos una patada en el culo y en el mejor de los casos acaban abandonados.
Me avergüenzo de la raza humana... no sólo por lo sucedido con Bunny, por desgracia miles de animales acaban igual o peor que ella.
Cuando tengo a Bunny en mis brazos y la veo tan a gusto no dejo de pensar en como alguien un día pudo hacerle daño, y seguramente ese alguien se va a la cama sin ni siquiera acordarse de ella y quién sabe si ese alguien ahora se ha encaprichado de otro animal al que quizás le espere un sufrimiento similar...

Por suerte hay personas buenas, personas que un día decidieron formar una asociación, los cuales acababan de empezar cuando Bunny llegó a ellos y aún sin grandes recursos lucharon por ella y desde aquí les doy las gracias por la labor que hicieron.

Gracias también al equipo de Vetex, veterinarios y auxiliares que se han desvivido por mi pequeña y que sin ellos Bunny no estaría a día de hoy como está. Auténticos profesionales que no sólo demuestran su buen hacer, también son personas con un gran corazón que sufren contigo, que dan cariño a cada animal que pasa por sus manos... Gracias Vetex!!! (Actualizo la entrada para comentar que las veterinarias que atendieron a mi Bunny ya no trabajan en esta clínica)

Gracias por supuesto a la chica que acogió a Bunny la primera vez que le dieron de alta, gracias por tu preocupación y por esas curas y lavados que tan bien le vinieron a la peque!!!

Por último quiero dar las gracias a todos aquellos que habéis seguido el caso de Bunny a través de internet y de una forma u otra habéis colaborado en su tratamiento y preguntáis por ella. GRACIAS.

Quiero acabar la entrada haciendo reflexionar a todos aquellos que un día tengan en sus manos "una Bunny", lo "fácil" es decir vamos a sacrificarla y que deje de sufrir, cuando en realidad están pensando, no pienso gastarme un euro en pruebas, medicación... tal como está mejor que se vaya... Con mis palabras no quiero dar a entender que por mucho que el animal sufra debamos seguir adelante, todo tiene un límite y lógicamente hay casos en los que no hay que darle más vueltas y lo mejor que debemos hacer es permitir que marche a un lugar donde no tendrá más dolores.
Pero por desgracia hay mucha gente que como decía va a lo "fácil", quitarse al animal de en medio porque saldrá más barato comprarse uno nuevo que apechugar con los gastos que vayan viniendo, gente que no ama a los animales y veterinarios que tampoco ponen interés en sacarlos adelante.

Ojalá que pueda volver a escribir una entrada sobre Bunny en la que cuente que ese absceso es historia, que su vida ya no corre peligro, que salta y corre como un conejito más y quién sabe... que ha pasado a formar parte de la vida de mis otros pequeños... yo de momento me conformo con verla como a día de hoy, poniéndose a dos patitas buscando si le cae algo de comer, dejándose coger como si de un bebé se tratase mientras se duerme en mis brazos, disfrutar de esas pequeñas carreras o de sus saltos, en definitiva, verla feliz.

¡Bunny gracias por seguir luchando!


Bunny, la conejita luchadora