16 oct. 2015

¿Por qué no debería tener un conejo?

Mi pequeña Nala
¿Estás planteándote ampliar la familia con la llegada de un conejo? ¿Has pensando bien en todo lo que eso conlleva? Quizás estaría bien que supieras a todo lo que tendrás que enfrentarte y que seguramente no te haga ninguna gracia o que simplemente no puedas permitírtelo.

Te van a destrozar la casa, los conejos muerden todo, sobre todo aquello que sea de madera, no te extrañe encontrarte ese mueble que has comprado hace poco, con el zócalo roído.
Los cables por supuesto no son una excepción, no solo por el destrozo sino por el peligro que supondría para el animal si mordiese uno que está enchufado a la red eléctrica. Un mordisquito bien dado y adiós módem, teléfono, cargador, ordenador... "Aislado" hasta que puedas repararlo y encima te quedas sin salir ese fin de semana porque lo poco que habías ahorrado, lo has gastado en la pequeña "gracia" de tu peludo.

Cuando por fin llegas a casa cansado después de un duro día de trabajo te metes en la cama porque no te apetece ni cenar y empiezas a escuchar un escándalo justo antes de quedarte dormido. "Puñetero conejo"... se ha pasado el día encerrado en la jaula y pide salir a correr mordiendo los barrotes frenéticamente para hacértelo saber.
Como no puedes tenerlo suelto en casa porque no te apetece ir recogiendo cacas o pises, y mucho menos "adaptar" la casa para evitar que pueda lastimarse o comer aquello que no debe, lo tienes horas y horas encerrado y con lo cansado que estás, no piensas levantarte a sacarlo aunque sea una hora... "Ya se cansará de morder".

Ese comportamiento que al principio te hacía gracia está empezando a hartarte, se pasa el día mordiéndote los pies, busca montarlos a todas horas. El pequeñajo de la casa ha entrado en celo y por supuesto no piensas pagar los 100 ó 200€ que cuesta la operación porque es demasiado dinero y además estás en contra de la castración.
Y para colmo que el celo le haga ir marcando toda la casa con pipís y cacas por cualquier parte ha sido motivo de discusión con tu pareja.

Te encuentras al conejito manchado de diarrea, encima lleva horas sin comer y no se mueve. Llamas al veterinario y como es Domingo te cobrará más de lo habitual por la urgencia, en cuanto te dice que podría ascender a unos 200-300€ le contestas que esperarás un par de horas más a ver si mejora y cuelgas antes de que pueda despedirse de ti.

Decides darle una parejita a tu conejo para que no se sienta solo, resulta que por más que lo has intentado, siempre terminan pegándose y no hay manera que acaben siendo amigos. Como no tienes espacio en casa para tenerlos separados, te "deshaces" de uno de ellos...

Llegas a casa deseando verle pero al entrar por la puerta no te recibe, ni siquiera se ha dignado a traerte las zapatillas, solo cuando ha escuchado el ruido de la bolsa del pienso ha aparecido como un rayo de debajo de tu cama suplicando por su deliciosa comida. Y lo peor, en cuanto termina de comer, se olvida de ti y desaparece de nuevo por donde vino.

Desde que llegó el conejo a casa solo hay pelos y heno por todas partes... y encima no dejas de estornudar, aunque esto ya solía pasarte antes pero no con tanta frecuencia como ahora... Pero como el médico te ha preguntado si tienes animales en casa y le has dicho que sí, harás caso de su recomendación y darás a tu mascota. No serás tú quien ponga en duda lo que te diga un médico, "está claro" que tu malestar es por culpa del conejo.

Todos estos detalles que acabo de contar, son las situaciones que debes plantearte antes de tener un conejo, si crees que con tan solo una de ellas vas a sentirte mal y no serás capaz de aguantar algo así, o que no estarás dispuesto a sacrificarte por tu animal, entonces definitivamente olvida la idea de que un conejo sea parte de tu familia.
Lo que para ti será un drama, para los que amamos a estos pequeñajos, son anécdotas que no nos tiran para atrás a la hora de disfrutar de ellos. Porque todo lo bueno que tienen, compensa con creces cualquier estropicio que puedan hacer en casa, incluso preferiremos guardar esos 50€ que íbamos a gastarnos en un autorregalo, porque nunca se sabe cuando lo vamos a necesitar en ellos.