22 mar. 2016

Son como niños

No en pocas ocasiones recibo comentarios de personas que se asombran cuando les digo que no están alimentando correctamente a sus conejitos, respuestas como "lo comía tan bien que pensé que no le haría daño" suele ser la justificación habitual.

Quizás explicándolo así lo entendamos mejor, si a un niño le das de comer caramelos, patatas fritas, pasteles... en fin, cualquiera de esos alimentos a los que nadie suele hacer ascos. ¿Alguien cree que el niño los rechazará? El niño se los comerá uno detrás de otro, sin pensar en las consecuencias que puede llegar a tener. Obesidad, problemas dentales, empachos, colesterol alto...
Un niño es incapaz de ver lo que es mejor para él, somos nosotros los responsables de hacerle entender que hay que evitar el consumo de esa comida, sobre todo si es de forma habitual.

Con los conejitos pasa lo mismo, ponle a un conejito un trozo de tarta y un montón de heno, el animal seguramente se tire de cabeza a por el dulce, pero que lo coma no quiere decir en absoluto que sea beneficioso para él, todo lo contrario, su salud se resentirá a la larga y dependiendo de lo que le hayamos dado de comer, incluso podría intoxicarle.

La alimentación es muy importante para el bienestar del conejo, tiene que llevar una dieta correcta para evitar problemas de salud. Nunca le des estos alimentos que por muy bien que pueda comer, son perjudiciales para él.

Bollería, galletas, pasteles, chocolate... dulces en general.
Patatas fritas, cacahuetes, pipas... cualquier aperitivo similar.
Comida de origen animal ya sea carne, pescado, embutido, leche...
Pasta, legumbres, arroz...
Pan, cereales...
Bebidas alcohólicas y refrescos.

No caigas en la tentación de darle esos productos, ni por hacer la gracia de verle comiendo unos ganchitos ni porque te dé pena que te mire mientras te comes un plato de macarrones.

Que lo coma bien no es sinónimo de sano

8 mar. 2016

¿Por qué debería tener un conejo?

Hace poco escribí una entrada en la que contaba por qué no deberíamos tener un conejo,  hoy hablaré de lo contrario, ¿por qué debería tener un conejo?.

Si estamos pensando en tener un animal pero nos echa para atrás el tener que sacarlo a la calle a pasear y/o hacer sus necesidades, un conejito será una opción a tener en cuenta. Este animal no precisa de estos paseos, es más, no suele gustarles salir a la calle y sus necesidades las hacen en casa en su correspondiente esquinera. Lógicamente tenemos que enseñarle a usar su wc y aunque a veces se les puede escapar algún pipí o cacas, suelen ser animales limpios que no huelen.

Un conejo es silencioso, los escasos sonidos que puede emitir no molestarán en casa a nadie, a vecinos menos todavía, todos sabemos lo poco tolerantes que pueden ser algunos vecinos en este aspecto. Con un conejito en casa este problema no lo tendremos, aunque debes tener en cuenta que si lo tienes encerrado en una jaula, el pobre querrá salir a correr y acabará mordiendo los barrotes enérgicamente y eso sí que resulta bastante molesto sobre todo si lo hace de madrugada.

El conejo puede vivir perfectamente sin jaulas, no es necesario ni bueno para él, estar encerrado. Solo tendremos que tener la precaución de tapar cables o no dejarlos a su alcance. De este modo podrá disponer del espacio que tanto necesita para ejercitar sus patas y además estrecharemos nuestra relación con él.

Es un animal sociable, cariñoso que incluso nos puede llegar a buscar para pedir mimos. Como animal de presa que es, deberemos saber ganarnos su confianza para que nuestra relación con él sea la mejor posible, pero si lo tenemos encerrado en una jaula, este cometido no podremos llevarlo a cabo. Déjalo suelto todo el tiempo que sea posible y descubrirás que un conejo será una gran compañía.

Cuando te coge confianza te sigue y aunque suele ser para ver si le cae algo de comida, también lo hace para demostrarte su amor. Estar sentado en el sofá y que se suba contigo para lamerte o acurrucarse junto a ti, será toda una experiencia que podremos llegar a disfrutar si pasamos tiempo con él.
En muchas ocasiones he leído comentarios de gente que espera encontrar la actitud de un perro en el conejo, y esto es algo casi imposible, cada uno es como es, pero eso no quiere decir que con paciencia y dedicación no vayamos a recibir amor por su parte, insisto, sin jaulas de por medio todo esto es más fácil.

El conejito es un animal divertido, ofreciéndole el espacio y los juguetes adecuados, viviremos situaciones que seguro nos sacarán más de una sonrisa con sus travesuras o cabezonerías.

Los gastos que conlleva tener un conejo no son excesivos, naturalmente cuando llega a casa tendremos un desembolso mayor porque habrá que comprarle los accesorios que necesita o llevarlo a una revisión veterinaria. Pero a partir de ahí el gasto se reduce bastante, aunque siempre será necesario tener algo ahorrado por si enferma porque acudir a un veterinario de exóticos no es algo barato y menos aún si es una urgencia.

Mucha gente se sorprende cuando les dices que un conejo puede vivir suelto en casa, suelen pensar en un animal dentro de una jaula al que acaricias cada vez que se la abres para darle de comer. No hay nada más gratificante como verle corretear de un lado a otro, tumbarte junto a él en el suelo y dejar que se te suba encima, estar en la cama y que una bolita peluda de un salto se acueste contigo y entre bostezos y mimos se acabe durmiendo. Momentos que enternecen y que el conejito agradece mucho, no hay mayor satisfacción que esa, saber que un animal que por desgracia es una presa en la naturaleza, se siente el ser más querido y seguro a tu lado.

Mis tesoritos